Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2012Nº 430
Panorama

Acuicultura

Avances en la domesticación del atún rojo

El cultivo de la especie a escala industrial, junto a un sistema de capturas responsable, contribuiría a la recuperación de sus poblaciones naturales.

Menear

El atún rojo es una especie emblemática que viene alimentando a las poblaciones del Mediterráneo desde hace milenios. En los últimos años, debido sobre todo a una fuerte demanda de los mercados asiáticos, las poblaciones de esta especie se han visto reducidas de forma alarmante, lo que ha llevado a organismos internacionales como la Comisión Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico (CICAA) a establecer una estricta regulación para limitar de manera drástica sus capturas [véase «El atún rojo en peligro», por Richard Ellis; Investigación y Ciencia, mayo de 2008]. Por otro lado, con el objetivo de sentar las bases para producir atún rojo mediante técnicas de acuicultura integral, en enero de 2008 se puso en marcha el proyecto SELFDOTT (acrónimo, en inglés, de «Del cultivo basado en capturas al cultivo independiente y la domesticación del atún rojo, Thunnus thynnus»).

El proyecto tiene un presupuesto total de 4,4 millones de euros (3 de ellos cofinanciados por el 7º Programa Marco de la Unión Europea) y es coordinado en nuestro país por el Instituto Español de Oceanografía (IEO). También participan el Centro de Investigación Marina de Grecia, el Instituto Francés de Explotación del Mar (IFREMER), la Universidad Heinrich-Heine de Düsseldorf, el Centro Nacional para la Maricultura de Israel, la Universidad de Cádiz, la Universidad de Bari, el Centro Maltés de Ciencias Pesqueras (MCFS), el Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia (CNRS), la Universidad de Montpellier II y el Centro de Investigación de Acuicultura Skretting (SARC) en Noruega, perteneciente a la multinacional Nutreco, uno de los grupos empresariales más importantes a nivel mundial en la producción de alimento para peces. Además, se cuenta con la participación del grupo empresarial español Ricardo Fuentes y la empresa maltesa Malta FishFarming.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados