Crónica de un éxodo anunciado

Cómo razonar a partir del conocimiento de los demás.
DANIEL UZQUIANO
Cien monjes conviven en un paraje remoto. Cada uno de ellos tiene los ojos o bien azules, o bien marrones. Hay más de un monje con los ojos de cada color, y cada uno de ellos sabe que sus propios ojos son azules o marrones. Sin embargo, su religión les impide averiguar de qué color son sus ojos e incluso discutir el asunto con los demás cofrades. Por supuesto, cada monje puede ver los ojos de sus compañeros, pero desconoce de qué color son los suyos, ya que evitan cualquier superficie que refleje su imagen. De acuerdo con los preceptos de la orden, si alguno de los miembros llegara a descubrir de qué color son sus ojos, debería abandonar la comunidad al mediodía del día siguiente.
Todos los monjes son sumamente devotos y, además, todos ellos razonan de manera impecable: si una conclusión se sigue lógicamente de una serie de premisas, entonces cada uno de ellos extraerá siempre dicha conclusión. Por último, cada monje no solo conoce estos dos hechos, sino que sabe que cada monje los conoce, sabe que cada monje sabe que cada monje los conoce, y así sucesivamente.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.