Del genoma al filoma

La evolución de un genoma vista a través de todos sus genes.
XAVIER AURELL BACH
La comparación de secuencias de ADN o proteínas de organismos distintos permite reconstruir la historia evolutiva de esas macromoléculas. Dicha historia suele representarse en forma de árbol filogenético. Lo mismo que un árbol genealógico informa sobre las relaciones de parentesco entre los miembros de una familia, un árbol filogenético establece relaciones entre moléculas emparentadas en el curso de la evolución.
La obtención de filogenias moleculares tiene numerosas aplicaciones en la biología moderna. Quizá la más conocida sea la inferencia de parentesco evolutivo entre especies, pero hay otras. El análisis filogenético de una familia de genes de especies distintas nos permite detectar qué genes derivaron de un mismo gen en una especie ancestral. Esos genes ortólogos tienden a conservar funciones similares en especies distintas. Su conocimiento nos ayuda a decidir, por ejemplo, en qué gen debemos centrar el estudio de una especie modelo para comprender una patología humana. Asimismo, el análisis filogenético arroja luz sobre eventos pasados de duplicación o pérdida de genes. Una información que puede utilizarse para descubrir genes con historias evolutivas semejantes, lo que podría sugerir una interacción funcional conservada entre ellos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.