La corriente de Agulhas

Un flujo discontinuo de aguas cálidas y saladas del océano Indico al Atlántico contribuyó a restablecer los climas interglaciales.
XAVIER AURELL BACH
Los océanos desempeñan una función primordial en el clima de la Tierra, en razón de su capacidad para almacenar y transportar calor, agua y carbono en un amplio rango de escalas espaciales y temporales. Las corrientes oceánicas superficiales y la circulación oceánica intermedia y profunda se hallan interconectadas de tal modo, que se engloban en la expresión "la gran cinta transportadora oceánica" ("The Great Ocean Conveyor Belt"). Uno de los componentes clave de esa cinta transportadora es la corriente de Agulhas.
La corriente de Agulhas corresponde a la parte más occidental del giro subtropical del océano Indico. Es la mayor corriente oceánica del hemisferio sur. Transporta unos 70 millones de metros cúbicos por segundo --lo que equivale a 70 sverdrups, o Sv (1 Sv corresponde a 106 m3/s)-- de aguas tropicales superficiales (entendiendo por aguas superficiales las incluidas entre la superficie y el límite inferior de la termoclina) a lo largo del margen este del continente africano hacia el sur. Por su elevado caudal y características hidrográficas se considera a la corriente de Agulhas como la equivalente a la corriente del Golfo en el hemisferio meridional. E igual que ésta, influye en el clima de las regiones adyacentes: por ejemplo, altera los patrones de lluvia de la parte sur del continente africano.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.