Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1994
Inmunología

Presentación celular de los antígenos

Las células alertan al sistema inmunitario de la existencia de una infección. Lo hacen mediante la presentación de complejos moleculares construidos a partir de fragmentos de proteínas propias y foráneas.

Todos los organismos pluricelulares poseen algún sistema de defensa, por elemental que sea, en virtud del cual distinguen los agentes patógenos foráneos como algo ajeno y los elimina. Los vertebrados superiores han perfeccionado sus defensas y desarrollado un sistema inmunitario que discrimina entre diferentes patógenos, ante cada uno de los cuales responde de manera selectiva. Merced a tal especificidad, el sistema inmunitario se adapta rápidamente a los patógenos que con mayor frecuencia se encuentran en su propio entorno.

En términos moleculares, la vigilancia que opera el sistema inmunitario de los vertebrados se centra en la búsqueda de antígenos —moléculas diana inmunológicas—, que indican la presencia de un invasor. Los antígenos no son meros fragmentos del patógeno. A menudo, constituyen moléculas construidas por el hospedador a partir de trozos de proteínas del agente patógeno y de ciertas proteínas celulares, las moléculas del complejo principal de histocompatibilidad (MHC). El procesado y el ensamblaje de los antígenos encierran la clave de la flexibilidad, la especificidad y la precisión de todas las respuestas inmunitarias.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.