Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1994
Física

Superconductores de interferencia cuántica

Estos dispositivos constituyen los detectores de campos magnéticos más sensibles que hay. Sus aplicaciones van del diagnóstico de tumores cerebrales a la contrastación de la relatividad.

Una batería de detectores dispuesta en torno a la cabeza de un paciente con epilepsia focal capta mínimas fluctuaciones del campo magnético y señala con precisión dónde se halla la lesión a la que se debe el trastorno. Una barra de aluminio de cinco toneladas suspendida en una cámara de vacío a una tempe­ratura próxima al cero absoluto es­pera la minúscula perturbación que indicaría la llegada de una onda de gravedad procedente de una supernova. Un solitario instrumento instalado en Baja California registra sutiles variaciones del campo magné­tico, para que los geofísicos localicen en el subsuelo una fuente potencial de energía geotérmica.

Mediciones tan dispares son posibles gracias al llamado SQUID, acrónimo —que coincide con la palabra que en inglés significa calamar— de superconducting quantum interferen­ce device, dispositivo superconductor de interferencia cuántica. El SQUID, que capta cambios del campo magnético, es el detector más sensible de que se dispone. No conoce mayor li­mitación que la que le imponen efectos cuánticos inherentes. Se ha conver­ti­do en el dispositivo superconductor de pequeña escala más usado. Sin ser invento reciente —en 1993 cumplió treinta años—, su acce­so ex­pe­rimen­tó una auténtica revolución, con el ad­venimiento de los superconductores de alta temperatura a finales de los ochenta gracias a los cuales los SQUID pueden operar en nitróge­no líquido a unos 77 kel­vin (–196 grados centígrados) mientras que los construidos a partir de los superconductores corrientes, funcionan sólo a temperaturas cercanas al cero absoluto.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.