Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cómo se fracturan los materiales

Un nuevo modelo tridimensional permite describir y predecir la rotura de rocas, cerámicas, polímeros, vidrios y metales.

CORTESÍA DE VÉRONIQUE LAZARUS

La fractura constituye una de las transformaciones más fundamentales a las que puede someterse un sólido. Desde hace siglos, los humanos hemos aprendido a dominarla para satisfacer nuestras necesidades. Las sociedades de la Edad de Piedra utilizaban, a modo de herramientas o armas, lascas de sílex o cuarzo retocadas. El dominio de la fractura en el proceso de elaboración de estos útiles resultó de vital importancia para la supervivencia de nuestros antepasados. Comprender la fractura también ha sido necesario en otros ámbitos, como la escultura o la minería, en los que se requiere la manipulación de materiales sólidos. Asímismo, sin un control exquisito de la rotura de los materiales de construcción, no existirían las pirámides de Egipto, los edificios del período clásico o las prodigiosas catedrales góticas.

Durante la Antigüedad se tenía un conocimiento de la fractura profundo, pero a la vez muy empírico y artesanal. Con la llegada de la revolución científica del siglo XVII se comenzó a estudiar este fenómeno de una manera más sistemática y cuantitativa. Galileo Galilei observó que, para un mismo material, el peligro de rotura dependía, entre otros factores, del tamaño del objeto.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.