Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La tecnología que se lleva

Nos hallamos en la cima de una explosión de artilugios para llevar puestos, verdaderamente útiles y nada molestos de usar.

VIKTOR KOEN

Si ha de ponerse un monitor de sueño que resulta fastidioso es posible que opte por no utilizarlo o, si lo hace, que el hecho mismo de usarlo altere su forma de dormir. Hace pensar en el principio de incertidumbre de Heisenberg: el observador modifica el resultado del experimento. Si su monitor de sueño es un montaje de electrodos y cables, talmente tomado del laboratorio de Frankenstein, seguramente no lo utilice de forma sistemática; además, los datos que recoja y comunique el instrumento no serán de fiar.

En los últimos años, la tecnología «llevable» ha mejorado drásticamente. El perfeccionamiento de los sensores está posibilitando el diseño de dispositivos que pueden llevarse puestos y resultar imperceptibles. Los inventores —entre quienes me cuento— nos esforzamos para lograr sensores de mayor precisión, menor tamaño y batería más longeva. El objetivo es proporcionar una mejor experiencia de usuario.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.