Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2014Nº 449
Taller y laboratorio

Química

Las artes del carbonero

La obtención de carbón vegetal a partir de madera permite recuperar una técnica ancestral y realizar interesantes observaciones etnográficas.

Menear

Poco más que leña, tierra y voluntad son necesarias para producir por nuestros medios un valioso material para la experimentación. Nos referimos al carbón vegetal, antaño de extendido uso y hoy solo reservado a la barbacoa dominical. Derrotado por la competencia de otros combustibles más «prácticos», su obtención tradicional pronto se habrá extinguido. Y con ella desaparecerá una rica cultura ancestral anclada en nuestros bosques, preservada solo por los más ancianos del lugar.

Para el científico, la obtención de carbón vegetal se basa en un proceso termoquímico que tiene por objeto fragmentar las larguísimas moléculas poliméricas que conforman la materia vegetal para quedarse al final con un esqueleto de carbono prácticamente puro. Es lo que se denomina pirólisis. Para conseguirlo, deberemos construir un reactor donde se llevarán a cabo múltiples transformaciones químicas: la pila carbonera. En su interior, el oxígeno será escaso y la energía térmica necesaria correrá a expensas del propio combustible.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados