Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 1996
Arquitectura

La Torre inclinada de Pisa

La famosa torre ha estado inclinándose desde el siglo XII. Ahora los ingenieros usan la técnica del siglo XX con la esperanza de salvar esa añeja maravilla del arte.
La torre inclinada nunca estuvo derecha. Poco después de que los trabajos comenzaran en 1173, los cimientos se desnivelaron, y la torre empezó a inclinarse hacia el norte. Cuando se reanudó la construcción, después de un parón de cerca de cien años, el edificio cedió de nuevo, de tal manera que, hacia 1272, se estaba ladeando visiblemente hacia el sur. Hoy, la parte más alta del campanil está descentrada en 5,227 metros, inclinándose en dirección sur.
A lo largo de la historia del monumento, los arquitectos y los ingenieros han intentado detener la inclinación, pero, desde que comenzaron en 1911 los controles sistemáticos, la desviación de la coronación de la torre se ha incrementado en un ritmo persistente de unos 1,2 milímetros por año. Los temores acerca de la seguridad de la obra de arte se agudizaron cuando otro campanil construido de forma similar, el de la catedral de Pavía, se desplomó en 1989. Poco después, la torre de Pisa fue cerrada a los visitantes.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.