Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 1996Nº 233
Ensayo

Evolución

Las restricciones del azar

Menear

Entre biólogos, se ha puesto de moda destacar el papel de lo contingente en el origen y la evolución de la vida, el hombre y la mente. De estos trascendentales fenómenos se dice que son fruto de combinaciones de acontecimientos fortuitos, improbables en grado sumo. Pero la tesis de que el origen de la vida fue en extremo improbable es falsa. La vida no surgió de golpe. Sólo hubiera sido así por milagro. Si la vida apareció merced a fenómenos explicables, forzoso hubo de ser que siguiera una serie muy larga de procesos químicos, conducentes a la formación de estructuras moleculares de complejidad creciente. Tales procesos, por su naturaleza química, hubieron de ser determinísticos y reproducibles, y habrían de venir impuestos por las condiciones fisicoquímicas en que acontecieron.

Puede conseguir el artículo en: