En «Niños transgénero» [Investigación y Ciencia, noviembre de 2017], Kristina Olson habla sobre niños que eligen cambiar de género. Entre los 6 y los 16 años, yo quería ser un chico. Jugaba casi exclusivamente con ellos, odiaba las cosas «de chicas» y las otras niñas me parecían bastante tontas. Hoy, mi forma de pensar está mucho más alineada con el mundo masculino, pero soy definitivamente una mujer, felizmente casada con un hombre. Es imposible que un niño tenga la madurez suficiente para tomar la drástica decisión de iniciar un tratamiento médico de cambio de sexo.

Elsa Huntley
Vancouver


RESPONDE OLSON: Es una observación útil. Como se menciona en el artículo, muchos niños que desafían los estereotipos de género no son transexuales. El artículo y mi trabajo se centran en las transiciones sociales tempranas, las cuales implican medidas como cambiar de nombre, no un tratamiento médico. Como investigadora ajena a la clínica, no defiendo ni condeno tales intervenciones. Mi esperanza es que mi trabajo resulte útil para determinar qué niños crecerán con una identidad cis- o transgénero hasta la vida adulta, y clarificar qué tipo de tratamientos maximizarán su bienestar.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.