Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2018
ETOLOGÍA

Comunicación química en las hormigas reina

El estudio de las señales olfativas que emiten permite identificar su estado reproductor.

La hormiga argentina es uno de los organismos sociales con más éxito biológico del planeta. En la imagen, una obrera. [DAVID ESTANY TIGERSTRÖM]

La comunicación química desempeña un papel importantísimo en la organización de una colonia de hormigas. Mediante señales químicas captadas por sensilias olfativas ubicadas en las antenas, estos insectos intercambian información relacionada con múltiples aspectos organizativos, una comunicación que resulta fundamental en la estructura de sus sociedades.

Uno de los compuestos más usados por los insectos sociales son los denominados hidrocarburos cuticulares. La principal función de estas moléculas, que impregnan la cutícula que recubre el cuerpo, consiste en evitar la deshidratación del insecto. Pero también es ampliamente conocido su papel en la transmisión de información. Las reinas, por ejemplo, comunican su estado reproductor por medio de la emisión de patrones concretos de hidrocarburos, algunos de los cuales son exclusivos de su casta.

En nuestras investigaciones intentamos descifrar el código químico emitido por las reinas de hormiga argentina (Linepithema humile, Mayr), una de las cien especies exóticas más dañinas del planeta, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Una de las claves del éxito invasor de esta especie es su capacidad para crear «supercolonias», formadas por miles de nidos que pueden llegar a abarcar una extensión de hasta 6000 kilómetros en Europa, lo que supone la mayor unidad cooperativa de la naturaleza conocida hasta el momento.

Mediante técnicas de cromatografía de gases, analizamos e identificamos los perfiles de hidrocarburos cuticulares de reinas criadas en el laboratorio. Para ello, recolectamos pupas de reinas en el campo y las incubamos en nidos artificiales hasta que nacen. A continuación controlamos varios factores de las reinas, como la edad, el grado de fertilidad o el estado de fecundación (a través de disecciones del aparato genital); calculamos también índices ováricos y la tasa de puesta de huevos. La relación entre estos parámetros y el perfil de hidrocarburos cuticulares nos permite identificar las señales de reproducción específicas que emplea esta especie invasora. Dicha información nos ayudará a entender mejor la complejidad de la cohesión social en las supercolonias y, más en detalle, la función de las reinas en dicha cohesión.

[El artículo completo (PDF) incluye un reportaje fotográfico de 2 páginas con imágenes relativas a la reproducción de la hormiga argentina.]

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.