Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2018
Biofísica

El fabuloso oído de la marsopa

Los cetáceos poseen su propio sonar natural.

Marsopa sin aleta. [GETTY IMAGES]

El sonar militar más avanzado empequeñece al lado de la ecolocalización que las marsopas despliegan para detectar a las presas, los depredadores y los obstáculos. Al emitir chasquidos a través de su espiráculo (orificio respiratorio), los cetáceos pueden percibir objetos de unos pocos centímetros de tamaño situados a cien metros de distancia, lo que equivaldría a que nosotros distinguiéramos una nuez desde el extremo opuesto de un campo de fútbol. Los buques equipados con sonar, en cambio, han de emitir las ondas acústicas desde distintas fuentes separadas por varios metros de distancia. Un estudio sugiere ahora que la prodigiosa capacidad de ecolocalización de las marsopas se debe a la existencia de ciertas estructuras en su cabeza que son ajustables, un descubrimiento que podría contribuir a refinar el sonar humano.

Este opera emitiendo ondas acústicas sobre los objetos y midiendo el tiempo de retorno del eco. Normalmente, si la fuente generadora de los impulsos sónicos es más pequeña que la longitud de onda del sonido, emite las señales acústicas en todas direcciones, como la luz dispersada por las esferas de discoteca. Si se quiere enviar un haz focalizado en una dirección concreta, la fuente ha de ser forzosamente mucho mayor que la longitud de onda. Sin embargo, la marsopa logra eludir ese requisito.

Para desvelar su secreto se ha examinado la cabeza de la marsopa sin aleta (Neophocaena phocaenoides) mediante tomografía axial computarizada (TAC). Se ha averiguado así que posee una anatomía compleja, constituida por sacos aéreos, el melón y otras partes blandas, además de los propios huesos del cráneo. Todos estos componentes conforman capas que son atravesadas por el sonido con distintas velocidades, lo que permite al animal controlar la amplitud de los haces. «Si logramos desentrañar los entresijos de esas estructuras, podremos rediseñar los sistemas de sonar e instalarlos en embarcaciones [más pequeñas]», afirma Wenwu Cao, físico de la Universidad Estatal de Pensilvania y coautor del estudio, publicado el pasado diciembre en Physical Review Applied.

El trabajo indica que las marsopas comparten la emisión de chasquidos con otro mamífero conocido por sus dotes de ecolocalización: el murciélago. «Me intriga la posibilidad de que las marsopas puedan modificar su patrón de emisión comprimiendo los componentes del melón», afirma Rolf Müller, catedrático de ingeniería mecánica del Instituto Politécnico de Virginia, que ha estudiado el sonar de los quirópteros pero no ha participado en el estudio de las marsopas. Todo apunta a que murciélagos y cetáceos nos llevan bastante ventaja en este campo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.