Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 21/02/2018 - Astronomía

    La tormenta que se muere en Neptuno

    En solo tres años, una tormenta del hemisferio sur de Neptuno se ha encogido visiblemente y seguramente desaparecerá por completo enseguida. Comparte así la suerte de otras cuatro grandes tormentas que solo perduraron unos años.

  • 21/02/2018 - Energía

    Un nuevo enfoque para las baterías recargables

    Una membrana en forma de red metálica permite resolver un antiguo problema del que adolecían las baterías de electrodo fundido. El hallazgo augura una nueva vía para el almacenamiento de energía solar y eólica.

  • 20/02/2018 - Geofísica

    Coros y auroras (con un vídeo)

    Una teoría explicaba un tipo de auroras boreales y australes que presentan características periódicas. Un satélite artificial japonés ha comprobado que es correcta. Un vídeo creado por los científicos del proyecto exhibe representaciones de los «sonidos» de las ondas electromagnéticas, conocidas como «coro» o «estribillo», que intervienen en el fenómeno y de las trayectorias de los electrones generadores de esas auroras.

  • 20/02/2018 - Párkinson

    ¿El ion calcio favorece el desarrollo de la enfermedad de Parkinson?

    El catión, además de modular la interacción entre las vesículas sinápticas y la alfa-sinucleína, podría promover la agregación de esta proteína.

  • 19/02/2018 - Materiales

    Las fibras de seda pueden confinar la luz

    El hallazgo promete aplicaciones en ingeniería, biomedicina y el diseño de metamateriales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2018Nº 497

Cosmología

Las escalas del universo

Un nuevo recorrido por todas las escalas conocidas de la realidad nos lleva hacia las fronteras de la existencia, desde los confines del universo observable hasta el reino subatómico.

Menear

¿Desea escuchar la historia más épica jamás contada?

Hace mucho tiempo, los átomos que hoy forman su cuerpo se encontraban esparcidos a través de billones de kilómetros de espacio vacío. Miles de millones de años atrás no existía ningún indicio de que esos átomos acabarían llegando a configurar sus ojos, piel, cabello, huesos o los 86.000 millones de neuronas de su cerebro. Buena parte de ellos procedían del interior profundo de una estrella; o tal vez de varias, separadas a su vez por otros muchos billones de kilómetros. Cuando esas estrellas explotaron, arrojaron al exterior parte de su material constituyente, en un torrente de gas abrasador que llenó una pequeña parte de una galaxia: una entre cientos de miles de millones de ellas distribuidas a lo largo de un cuatrillón de kilómetros.

Algunos de esos átomos han estado en el caparazón de un trilobites, o quizá de miles. Desde entonces han formado parte de tentáculos, raíces, pies, alas, sangre y, entre medias, de billones o miles de billones de bacterias. Algunos habrán estado en los ojos de criaturas que contemplaron paisajes de hace cien millones de años; en la yema de huevos de dinosaurio o en el aliento de una criatura jadeante en medio de una glaciación. Para otros, por el contrario, sería la primera vez que se instalaban en un ser vivo, tras haber vagado durante eones por océanos y nubes en forma de gotas de lluvia o copos de nieve. Ahora, en este instante, están todos aquí, dándole forma a usted.

Cada átomo es, a su vez, una estructura con un tamaño del orden de la diezmilmillonésima parte de un metro, lo que lo sitúa en los abruptos límites que separan la realidad que percibimos y el mundo cuántico. Los electrones ocupan difusamente buena parte del espacio por lo demás vacío del átomo. Los protones y los neutrones se agregan en un núcleo 100.000 veces menor que el átomo del que forman parte, y se componen, a su vez, de otras partículas extraordinariamente diminutas: quarks y gluones. En cuanto al electrón, aunque puede que carezca de sentido asignarle un tamaño definido, a efectos prácticos podemos pensar en él como en un objeto diez millones de veces menor que el núcleo.

Si tenemos en cuenta toda la materia reconocible, en el universo observable podría haber unas 1080 partículas entre protones, neutrones y electrones. Una cifra tan vasta como insignificante, por cuanto probablemente el número de fotones sea mil millones de veces mayor. Y, a pesar de ello, todo lo anterior no representa más que un 5 por ciento de toda la materia y energía que creemos que hay en el universo. Las observaciones astronómicas indican que existe todo un «reino en la sombra» descrito por partículas subatómicas y fuerzas de la naturaleza hasta hoy desconocidas, las cuales darían cuenta de la mayor parte del cosmos. Un inframundo de materia oscura y energía oscura que domina el universo mientras permanece invisible a nuestros ojos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.