Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Base molecular de la evolución

El descubrimiento de que las mutaciones se acumulan en los genes de todos los linajes de plantas y animales a un ritmo regular ha arrojado luz sobre la evolución molecular y orgánica.

Las moléculas de la vida constituyen hoy la principal fuente de nuevos planteamientos sobre la naturaleza del proceso evolutivo. Durante un siglo el conocimiento de la evolución se fundó, sobre todo, en biólogos que trabajaban en el rango de los organismos. Junto a los geólogos, mostraron que los millones de clases de criaturas que medran en la Tierra descienden de unas pocas especies que existieron hace más de mil millones de años. Asimismo, reconocieron que la evolución biológica era el resultado del cambio hereditario hecho posible por las mutaciones y la selección natural. Sin embargo, hasta hace poco, los investigadores eran incapaces de estudiar la evolución en su nivel fundamental. No podían indagar directamente los cambios que tienen lugar en los genes.

Las nuevas técnicas bioquímicas han dado acceso a tal investigación. En las últimas décadas, los biólogos moleculares han conseguido comparar los genes de miles de especies vivas y de unas cuantas especies extintas. Han medido la magnitud de las diferencias entre los genes y han estudiado la naturaleza de las mismas. Uno de los principales resultados de los análisis ha sido la noción de reloj molecular. Puesto que las mutaciones cambian el ADN en todos los linajes a un ritmo muy similar durante largos períodos, puede establecerse una relación precisa entre mutaciones y tiempo transcurrido. Los investigadores han calibrado el reloj fundándose en fósiles datados con exactitud, no muchos ciertamente; éstos permitieron estimar el tiempo transcurrido desde que determinados grupos de especies divergieron a partir de antepasados comunes. Por consiguiente, las diferencias moleculares pueden utilizarse para inferir cuándo acontecieron las bifurcaciones de multitud de otras especies. La biología evolutiva ha comenzado a adquirir un fundamento molecular cuantitativo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.