Moléculas de la vida

Introducción general a un número monográfico dedicado a los mecanismos moleculares en que se basa la complejidad biológica, cuyo desentrañamiento ha impulsado una industria y planteado de raíz las cuestiones relativas a la vida.

La biología de 1985 difiere radicalmente de la que se exponía hace tan sólo 10 años. Las nuevas técnicas de investigación han convertido en habituales experimentos que entonces quedaban fuera del alcance del biólogo experimental más capacitado. Pero la nueva biología molecular no se ha limitado a incrementar el repertorio de técnicas de laboratorio: ha establecido una industria biotecnólogica con notable rapidez. Más importante aún, ha cambiado nuestra forma de entender los seres vivos, desde las bacterias hasta el hombre.

Tradicionalmente, la biología ha sido una ciencia descriptiva, que ha catalogado la multitud de seres vivos, enumerado sus rasgos característicos y examinado sus estructuras macro o microscópicas. Pero al exponer los caracteres del organismo, o fenotipo, el biólogo atendía sólo a las consecuencias de los procesos biológicos, no a los mecanismos que los causaban. El experimentador podía detenerse en la contracción de un músculo o el desarrollo de un embrión, pero tales observaciones no proporcionaban, por sí solas, las claves necesarias para una comprensión real de los mecanismos subyacentes.

El desarrollo de las técnicas de microscopía amplió considerablemente la capacidad de observación, al permitir la visualización de células y orgánulos celulares. El microscopio electrónico ensanchó aún más el campo de estudio: se pudo resolver con gran precisión la estructura fina de las células. Este avance facilitó, a su vez, el descubrimiento de nuevas estructuras y fenómenos cuyos mecanismos causales permanecían escondidos. Ni que decir tiene que la explicación se apoyaba en elementos menores que los propios componentes celulares observados por los microscopistas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.