Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2013
Sostenibilidad

Importación y exportación del agua

Gran parte de este recurso, necesario para la vida, es objeto de comercio internacional.

Wikimedia Commons/Michael Melgar/CC BY-SA 3.0

Se utiliza una enorme cantidad de agua para producir la comida y los productos que consumen los países (arriba). Una población numerosa constituye el factor más importante, pero una agricultura poco eficiente, o la dependencia de una cocina que requiera un uso intensivo de agua, también pueden exacerbar la demanda. El consumo de carne, por ejemplo, causa el 30 por ciento del gasto hídrico estadounidense.

Algunos países, como la India y los Estados Unidos, también exportan cantidades significativas de agua en forma de alimentos y otros productos (abajo a la derecha), a sumar a su importante consumo interno. Los países muy poblados con un territorio reducido (Japón) o con poca agua (México) son grandes importadores netos (abajo a la izquierda).

Estas reflexiones vienen de Arjen Y. Hoekstra y Mesfin M. Mekonnen, ingenieros de la Universidad de Twente. A largo plazo, los exportadores netos podrían alterar sus políticas comerciales para evitar crear una escasez de agua en su propio territorio o elevar los precios para reflejar el coste de unos recursos hídricos cada vez más escasos. Los países poco eficientes en su gestión podrían mejorar sus prácticas agrícolas. Y los importadores netos podrían reducir sus exportaciones, con el fin de ahorrar para el consumo nacional.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.