Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2013
Acuicultura

Un método para cultivar coral

OFICINA DE PATENTES Y MARCAS REGISTRADAS DE EE.UU.

Los corales vivos constituyen una impresionante adquisición para un acuario marino, pero obtenerlos de la naturaleza supone una amenaza ecológica para los escasos arrecifes coralinos. El cultivo o acuicultura de corales podría ayudar a solucionar el problema, especialmente en los Estados Unidos, donde los aficionados compran el 80 por ciento del coral vivo que se vende en el mundo. Una de las dificultades para cultivar coral consiste en reproducir las fuertes corrientes multidireccionales creadas por las olas y mareas que necesitan los organismos de los arrecifes para prosperar. Karen Spartz, propietaria de un negocio de acuicultura en Indiana, ha ideado una solución.

La patente número 8.267.045 describe un sistema que imita un entorno marino mediante el control de la composición química del agua, su temperatura y el uso de la luz natural para cultivar multitud de organismos, como estrellas de mar, anémonas, peces y corales. Muchas de esas técnicas se utilizan de modo habitual en el negocio de la acuicultura, pero Spartz añadió una gran bandeja giratoria. La bandeja, con forma de rueda, se mantiene a flote con pequeñas boyas y se equilibra gracias a la distribución de los corales cultivados. Una sola bomba hace que el agua fluya a través de un refugio (un subtanque separado del tanque principal pero que comparte el agua con él) donde hay algas que filtran y limpian el agua. Una serie de aberturas adecuadamente dispuestas conducen el agua de vuelta al tanque principal y hacen que gire la bandeja, con lo que se crea una corriente constante para los organismos acuáticos. «Al coral le gusta la turbulencia», afirma Spartz.

La patente de Spartz también propone una variación: una bandeja con velas impulsadas por un ventilador. Esta configuración eólica podría utilizarse para cultivar organismos como caballitos de mar o nudibranquios, que no soportan un flujo directo de agua, afirma David Baker, profesor adjunto de biología en la Universidad de Hong Kong.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.