Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

GETTY IMAGES/URUPONG/ISTOCK

En «Una solución a la paradoja de Fermi» [Investigación y Ciencia, marzo de 2020], Caleb Scharf argumenta que el hecho de que hasta ahora no hayamos encontrado indicios de otras civilizaciones en la Vía Láctea probablemente se deba a que nuestro planeta se halla apartado de las rutas de exploración galácticas.

Para mí, la pregunta clave es si H. G. Wells estaba en lo cierto y nuestro ecosistema acabaría aniquilando a posibles invasores, o si son ellos quienes tendrían ventaja. Aún ignoramos si la vida en la Tierra surgió de manera espontánea a partir de materia inerte o si evolucionó en otro lugar y se propagó desde allí. En este último caso, el modelo de Scharf suena aterrador, ya que habríamos quedado aislados en un rincón de la galaxia y, por tanto, seríamos vulnerables a una inmensa variedad de patógenos.

J. Gunn Coolidge
Chevy Chase, Maryland

 

El artículo de Scharf presupone que la vida tecnológica es algo común, pero esa idea nos dice más sobre nosotros mismos que sobre el universo. La vida surgió muy rápido en la Tierra y los procariotas medraron a pesar de los caprichos del entorno. La vida compleja, en cambio, apareció una sola vez, lo que indica que se trata de un evento extremadamente improbable.

James Fradgley Wimborne
Inglaterra

 

RESPONDE SCHARF: Uno de los grandes retos a la hora de abordar la pregunta de «¿dónde está todo el mundo?» es que enseguida nos vemos empujados a considerar todo tipo de prerrequisitos que se nos antojan imprescindibles. Y el problema es que no sabemos cómo ponderar su importancia, ya que nuestros sesgos terrestres siempre se interponen en el camino. El modelo que describo en el artículo intenta reducir todo a una sola premisa sencilla y con soporte empírico. Creo que es bueno que el modelo esté incompleto: constituye una especie de mínimo teórico, un punto de partida, dentro de una amplia variedad de posibilidades cósmicas. De hecho, puede —y espero— que sea desarrollado en el futuro para evaluar cuantitativamente los efectos de cualesquiera suposiciones adicionales.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.