Epidemiología del SIDA en los Estados Unidos

En 1981, funcionarios federales advirtieron que un fármaco de muy rara prescripción comenzaba a recetarse con insólita frecuencia. Era la primera señal que anunciaba así la epidemia del SIDA.

El SIDA se ha convertido hoy en una de las causas principales de morbilidad y mortalidad de los Estados Unidos. Ocupa el primer puesto entre las causas de mortalidad en los hemofílicos y los drogadictos que se inyectan por vía intravenosa. Los índices de morbilidad y mortalidad aumentarán en los próximos años, cuando algunos de entre el millón y millón y medio de norteamericanos que están ya infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (HIV) desarrollen la enfermedad del SIDA. La mayoría de los afectados se hallará entre varones homosexuales o drogadictos por vía intravenosa; una parte significativa de los mismos serán negros y de origen hispanoamericano ("hispanos"). Ahora bien, si consideramos que el virus se transmite por contacto sexual, a través de restos de sangre en las agujas y otros útiles de los que se sirven los drogadictos, así como de la madre al recién nacido, resultará fácil imaginar múltiples vías de infección posibles, tantas que no dejan segmento de la población norteamericana completamente inmune ante la amenaza del SIDA.

El descubrimiento de la epidemia, la enumeración de las diversas manifestaciones de la infección vírica y el análisis de las circunstancias que permiten que una enfermedad de este tipo se propague son tareas de las que se ha ocupado la epidemiología, campo que estudia la aparición, propagación y control de las enfermedades en una población dada. Los epidemiólogos examinan los índices de morbilidad y mortalidad asociados a la infección por HIV y el SIDA; predicen, además, los posibles cambios en los índices de infección en el transcurso del tiempo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.