La síntesis combinatoria

La química combinatoria nos ofrece en un tiempo muy breve las diferentes configuraciones en que puede aparecer un conjunto de moléculas.
Los farmacólogos se afanan en una búsqueda incesante de nuevos medicamentos. Pero su estrategia investigadora ha ido evolucionando en el curso del tiempo, adoptando métodos que acostumbran ser complementarios: investigación sistemática de actividad biológica entre las moléculas sintetizadas en un laboratorio, selección de sustancias naturales o proyecto molecular asistido por ordenador. Hoy, la química combinatoria permite crear colecciones, o bancos, de moléculas por combinación de un juego básico de ellas. Al operar así, los químicos imitan a la naturaleza, que, partiendo de un puñado de moléculas elementales, ha construido genes y proteínas en toda su diversidad.
A lo largo de los años setenta, los progresos registrados en el campo de la ingeniería genética posibilitaron que los biólogos prepararan cantidades notables de proteínas puras. Con ese fin, se introduce el gen codificante de la proteína investigada en el genoma de una bacteria; el microorganismo sintetiza entonces esta molécula como si se tratara de una de sus propias proteínas. Las hay que, como la insulina o los factores de crecimiento, son medicamentos. Otras son dianas terapéuticas: inhibiendo, parcial o totalmente, su actividad biológica, podemos domeñar los mecanismos biológicos en que intervienen.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.