Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2017
Evolución

Compromisos genéticos

Los microbios adoptan soluciones intermedias para adquirir los rasgos deseables.

TED HOROWITZ, GETTY IMAGES

Si quiere sobrevivir a los ambientes hostiles, todo organismo ha de adquirir nuevos rasgos. Pero las normas de la evolución parecen limitar el número de características que es posible optimizar a la vez. En un nuevo estudio, sus artífices afirman haber hallado bacterias que adoptan un compromiso genético: los microbios en cuestión podían adquirir uno solo de dos nuevos rasgos y seleccionar el más adecuado para prosperar en ciertas condiciones.

Los resultados podrían aportar un modelo para estudiar la adquisición de la resistencia a los antibióticos por parte de los microbios infecciosos. «Queremos entender las reglas, si las hay, que rigen la adaptación de los microorganismos», afirma el autor del estudio Seppe Kuehn, biofísico de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. «Si lo lográsemos, quizá tendríamos la oportunidad de conseguir grandes avances en el tratamiento.»

David Fraebel, estudiante graduado del laboratorio de Kuehn, cultivó Escherichia coli en sendos medios de crecimiento rico y pobre en nutrientes y midió la rapidez de propagación de las bacterias. Un modelo matemático predijo que las que más proliferarían serían las que aunaran dos caracteres: la velocidad de desplazamiento en el medio líquido y el ritmo de crecimiento. Pero, en lugar de ello, escogieron uno solo. En el medio con abundantes nutrientes, las bacterias que migraron más lejos optaron por la velocidad de desplazamiento. En cambio, en el medio oligotrófico, pobre en nutrientes, predominaron las más prolíficos.

Al comparar las secuencias de ADN de estos microbios más evolucionados con las de sus ascendientes, Fraebel descubrió que los más veloces habían adquirido una mutación, en tanto que los más prolíficos habían adoptado otra. Ninguna de las bacterias supervivientes poseía ambas.

El hallazgo, relatado en eLife, sugiere que las bacterias más aptas escogieron una senda evolutiva u otra, explica Kuehn. Tales compromisos podrían ser una de las múltiples herramientas genéticas que les permiten sobrevivir cuando afrontan problemas ambientales.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.