Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2017
Química

Fuentes de vida

El océano profundo se consideraba el escenario donde se originó la vida. Sin embargo, nuevos indicios apuntan hacia zonas volcánicas terrestres activas.

Cuna termal: La vida en la Tierra podría haberse originado en lugares similares a la Gran Fuente Prismática del Parque Nacional de Yellowstone. [WERNER VAN STEEN, GETTY IMAGES]

En síntesis

Para originarse, la vida en la Tierra necesitó energía para crear moléculas complejas y un medio para que estas se aproximaran entre sí.

Los sistemas de fuentes termales de origen volcánico situados en terreno continental presentan los ingredientes necesarios para originar la vida, así como una sucesión de ciclos húmedos y secos que facilitan la interacción y la selección natural.

Una teoría basada en un dominio volcánico terrestre, a diferencia de una centrada en un ambiente oceánico, nos lleva a buscar vida en distintos lugares del sistema solar.

Es noche cerrada. Nos hemos abierto paso entre la densa maleza, en el noroeste de Australia, guiados únicamente por la tenue luz de la pantalla de un GPS. Su brillo es demasiado débil para iluminar los árboles caídos sobre el cauce seco del arroyo que estamos recorriendo, y nos tropezamos con ellos continuamente. Somos dos geólogos trabajando, en junio de 2014, en una región remota del país llamada Pilbara: Djokic, al frente, y Van Kranendonk, unos pasos más atrás. Aparcada en medio de un pequeño altiplano, nuestra camioneta parece quedar a un mundo de distancia. No sabemos si las baterías de nuestros GPS durarán lo suficiente como para mostrarnos el camino de vuelta.

El hecho de que nos abramos paso de noche en Pilbara se debe a que hemos pasado el día cautivados por el nuevo hallazgo realizado por Djokic en unas rocas sedimentarias de 3480 millones de años conocidas como la formación Dresser. Algunas de esas rocas están compuestas por unas capas onduladas blancas y anaranjadas denominadas geiseritas, creadas por acción de un géiser volcánico superficial. En ellas se observan unas burbujas formadas por gas que quedó atrapado en el interior de una película pegajosa producida probablemente por una fina capa de microorganismos similares a bacterias. Las rocas superficiales y los indicios de biopelículas apoyan una nueva teoría sobre uno de los enigmas más antiguos del planeta: cómo y dónde comenzó la vida. Las pruebas apuntan hacia unas fuentes y pozas termales volcánicas de hace unos 3500 millones de años situadas en terreno continental.

La hipótesis supone una versión del origen de la vida muy distinta a lo postulado por los científicos desde 1977. Ese año, el submarino de investigación Alvin descubrió unas chimeneas hidrotermales en el fondo del océano Pacífico por las que emanaban minerales de hierro y azufre y algunos gases, como metano y sulfuro de hidrógeno. En torno a las estructuras florecía un rico ecosistema de bacterias primitivas y gusanos de gran tamaño. Desde entonces, los biólogos han sostenido que tales chimeneas, resguardadas de los cataclismos que azotaban la superficie terrestre hace unos 4000 millones de años, podrían haber aportado la energía, los nutrientes y el ambiente seguro necesarios para que se originara la vida. Pero esa teoría plantea una serie de problemas. El mayor de todos radica en la gran cantidad de agua que contiene el océano, donde las moléculas necesarias se diluirían demasiado rápido como para poder interactuar entre sí, y formar membranas celulares y desarrollar un metabolismo primitivo.

Tanto nosotros como otros científicos consideramos hoy que las pozas de aguas termales que se secan y se inundan repetidamente podrían suponer unos lugares más apropiados. Su calor interno cataliza reacciones y en ellas se suceden una serie de intervalos: por un lado, unos episodios secos en los que las unidades más simples pueden formar unas moléculas más complejas llamadas polímeros y, por otro, unos estadios húmedos en los que tales polímeros flotan en el agua. Posteriormente, en un nuevo episodio seco, los polímeros quedan aislados en diminutas cavidades donde pueden interactuar e incluso concentrarse en compartimentos formados por ácidos grasos, los prototipos de las membranas celulares.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.