Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2017
Sostenibilidad

La movilidad del futuro

Una red móvil de cruces de tráfico inteligentes y vehículos equipados con sensores transformará nuestros desplazamientos por las ciudades.

HARRY CAMPBELL

Los coches y las ciudades guardan una relación complicada. Nos inclinamos a pensar que cada vez son más incompatibles, asediados como estamos hoy en día por una congestión viaria y una contaminación atmosférica que no han cesado de empeorar. Sin embargo, durante el siglo XX el automóvil dejó una de las más duraderas improntas en los planes urbanísticos. Como el arquitecto de origen suizo Le Corbusier declaró en su libro Urbanismo, de 1925, «el automóvil ha derribado completamente todas nuestras antiguas ideas sobre el urbanismo».

Casi 100 años después, nos encontramos en un punto de inflexión similar. En primer lugar, se estima que para el año 2050 la demanda de transporte urbano duplicará con creces la actual. De ello se sigue que, tan solo para mantener las congestiones de tráfico en los niveles a menudo inaceptables que padecemos ahora, tendremos, como mínimo, que duplicar la capacidad de las calles. En segundo lugar, gracias a la rápida convergencia de las tecnologías de la información y la comunicación, la robótica y la inteligencia artificial, nuestros sistemas de movilidad (turismos, autobuses y otros medios de transporte) están experimentando grandes transformaciones. De nuevo se hallan en posición de remodelar radicalmente el paisaje de las ciudades.

Los vehículos autoconducidos (o autónomos) lideran el avance. En los últimos decenios, los coches se han ido alejando de esos sistemas mecánicos que Henry Ford podría haber reconocido y se han ido convirtiendo en auténticos ordenadores sobre ruedas. En la actualidad, el automóvil medio está equipado con una serie de sensores que recogen datos internos y externos para un funcionamiento seguro y eficiente. Empresas como Waymo (escindida de Google), Cruise (adquirida por General Motors), Otto (adquirida por Uber), Zoox y nuTonomy están desarrollando sensores adicionales que pueden «ver» una calle de un modo muy parecido a como lo hacen nuestros ojos. Cuando se introduce esa información en un sistema de inteligencia artificial de a bordo, se logra un vehículo plenamente autónomo, capaz de circular en redes viarias de tráfico denso sin ninguna interacción humana.

Los vehículos autónomos nos liberarán de buena parte del tiempo que a diario pasamos conduciendo y mejorarán la seguridad de nuestras carreteras y calles. Van a revolucionar las ciudades, pero aún falta por determinar de qué manera. Por un lado, cabe imaginar que cada vez habrá más personas que compartan estos automóviles, de modo que las máquinas podrán transportar a un pasajero tras otro durante todo el día. En este caso, nuestras ciudades funcionarían empleando tan solo una pequeña fracción de los vehículos actualmente en circulación. Por otro lado, quizá se produzcan situaciones más distópicas. Robin Chase, cofundadora y ex presidenta ejecutiva del servicio de automóviles compartidos Zipcar, ha escrito sobre «coches zombis (aquellos que no llevan a nadie en su interior) que obstruirán nuestras ciudades y carreteras». Su visión augura conductores profesionales en paro, una pérdida de los ingresos procedentes de las infraestructuras de transportes y «una pesadilla de contaminación, embotellamientos y malestar social».

¿Nirvana tecnológico o distopía urbana? Para abordar esta cuestión, hay que profundizar en dos aspectos: la manera en que los vehículos autónomos podrían alterar el paisaje urbano y la forma en que nos movemos por este.

Artículos relacionados

Otros artículos del informe especial Ciudades sostenibles

Urbanismo sostenible

    • McDonough, William

Aprovechar la basura

    • Webber, Michael E.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.