Individualidad y simbiosis

¿Son realmente los microbios agentes externos o son parte esencial de nuestra naturaleza?

Endosimbiosis: Homenaje a Lynn Margulis, pintura de Shoshanah Dubiner, 2012. [Shoshanah Dubiner, www.cybermuse.com]

Cuando pensamos en bacterias o en cualquier otro tipo de microorganismos (virus, hongos, etcétera), tendemos a concebirlos intuitivamente como agentes externos que causan enfermedades, epidemias, malas cosechas u otros efectos por lo general adversos. Por ejemplo, sabemos que el bacilo de Koch es el responsable de la tuberculosis, que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) causa el sida, y el SARS-CoV-2, la COVID-19, y que el hongo Plasmopara viticola (conocido como mildiu) daña gravemente las cosechas de vid. Para escapar del poder destructor de los microbios, nos lavamos las manos antes de entrar en contacto con alimentos, desinfectamos con cuidado cortes y heridas y fumigamos las plantas con diversos productos. Pero, ¿resulta todavía válida esta concepción de los microorganismos como algo externo y dañino, o cabe una visión más amplia e inclusiva que los considere partes de lo que somos como humanos? Y, sobre todo, ¿en qué se diferencian, desde el punto de vista filosófico, estos dos enfoques?

Nuestra imagen negativa de los microorganismos proviene de la investigación médica llevada a cabo en el siglo XIX. En concreto, de la teoría microbiana de la enfermedad derivada de los trabajos de Louis Pasteur y Robert Koch. Según esta, los microorganismos serían la causa de las enfermedades, así como de otros procesos de descomposición hasta entonces atribuidos a la generación espontánea. Desde ese momento, microorganismo, enfermedad y descomposición quedarían indisociablemente unidos, lo que abona una visión de los microbios como agentes externos a nuestra naturaleza humana y que nos causan daños. 

Sin embargo, esa visión derivada de la medicina contrasta con la que sugiere la observación de la simbiosis, cuya investigación comenzaba a tomar cuerpo hacia finales del mismo siglo. La simbiosis es el fenómeno biológico por el cual dos o más individuos de diferentes especies conviven entre sí durante la práctica totalidad de su ciclo biológico. Uno de los primeros casos descritos de simbiosis corresponde a los líquenes, organismos compuestos por un alga y un hongo y que forman estructuras morfofisiológicas que se asemejan tanto a las de un organismo autónomo que habían confundido a los biólogos durante decenios. Tal era la situación que, ya en 1868, una vez descubierta la naturaleza simbiótica del liquen, el biólogo Simon Schwendener afirmaría: «Los organismos [que componen el liquen] están tan intrínseca y recíprocamente conectados que constituyen una nueva planta con una clara individualidad propia a través de su interpenetración».

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.