El origen de las fulguraciones solares

La astronomía de observación comienza a desentrañar los mecanismos que causan estas inmensas erupciones de la atmósfera del Sol.

En síntesis

Las fulguraciones solares liberan en unos minutos una energía equivalente a miles de millones de bombas atómicas. Estas explosiones dan lugar a erupciones de rayos X y de partículas cargadas, algunas de las cuales pueden chocar contra la Tierra, poner en peligro los satélites artificiales y provocar cortes de corriente.

Los tumultuosos campos magnéticos del Sol proporcionan el combustible necesario para las fulguraciones. La liberación repentina de energía de una fulguración proviene de un proceso de reconexión, en virtud del cual las líneas de dos campos magnéticos con sentidos opuestos se recombinan y aniquilan parcialmente entre sí.

Aunque hace muchos años que se estudia la teoría de la reconexión magnética en el Sol, hubo que esperar a que las sondas espaciales suministraran pruebas observacionales del fenómeno. Entre los claros indicios figuran los arcos magnéticos apuntados que se han fotografiado debajo del lugar de la reconexión magnética.

A finales de octubre y primeros de noviembre de 2003 se observaron algunas de las fulguraciones solares más intensas jamás registradas. Esas emanaciones masivas de partículas cargadas llegaron con toda claridad a la Tierra y a sus cercanías, a 150 millones de kilómetros de distancia de su fuente solar. La lluvia de partículas que alcanzó nuestros aledaños espaciales fue tan intensa en algunos momentos, que hubo que desactivar temporalmente muchos satélites científicos y de comunicaciones. Algunos sufrieron incluso daños irreversibles. Los astronautas de la Estación Espacial Internacional corrieron peligro también; se refugiaron en su módulo de servicio, hasta cierto punto bien blindado. Más cerca de casa, las rutas de las líneas aéreas fueron desviadas de las latitudes altas, donde a los pilotos les habría sido difícil comunicarse por radio y donde los pasajeros y la tripulación habrían recibido niveles de radiación preocupantes. Se vigilaron con especial atención las redes eléctricas para evitar excesos de tensión. A pesar de todos los esfuerzos, unos 50.000 residentes del sur de Suecia sufrieron un breve apagón.

Por fortuna, el campo magnético y la atmósfera de la Tierra nos protegen de los estragos de las tormentas solares, incluso de las peores. Sin embargo, la creciente dependencia social de las nuevas técnicas nos vuelve en cierta medida vulnerables [véase «Tormentas espaciales», por James L. Burch; Investigación y Ciencia, junio de 2001]. El mayor peligro potencial de una fulguración vigorosa reside en la materia arrojada a alta velocidad desde la atmósfera del Sol, las eyecciones de masa coronal, en el argot científico. Algunos de estos sucesos proyectan cantidades gigantescas de gas ionizado por trayectorias de colisión con la Tierra. Así ocurrió en varias de las intensas fulguraciones de 2003.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.