Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 1988Nº 142

Bioquímica

El factor de necrosis tumoral

Identificado primero por su actividad anticancerígena, se le considera miembro de una familia de proteínas que orquestan la respuesta del organismo a las lesiones y las infecciones.

Menear

Una buena parte del progreso científico es fruto de la interpretación adecuada de sucesos poco comunes. Vale de ejemplo de ello la regresión espontánea del cáncer. Hacia finales del siglo pasado, algunos médicos, muy perspicaces, observaron que en los enfermos de cáncer coincidía a veces una disminución del tamaño tumor maligno con el desarrollo de infecciones bacterianas. Postularon que ciertos agentes infecciosos, o sus productos, eran capaces de luchar contra el cáncer.

La hipótesis, así como las observaciones posteriores que la corroboraron, estimularon durante mucho tiempo la búsqueda de un mecanismo que relacionara la infección microbiana con la regresión del cáncer. Ciertas pruebas sugerían que, en su ataque mortal contra el tumor, las bacterias no seguían una ruta directa, sino que potenciaban la actividad de las fuerzas del propio organismo destinadas a reprimir el cáncer. Partiendo de esa idea, hace unos 15 años mis colegas y yo descubrimos, en el Centro Oncológico Sloan-Kettering Memorial, un pequeño polipéptido (una proteína) que el cuerpo humano elaboraba en el curso de infecciones bacterianas y que era capaz de destruir tumores cancerígenos en el ratón. Nuestro grupo y otros investigadores nos encontramos ahora en las primeras etapas de la valoración de dicha sustancia, que hemos denominado factor de necrosis tumoral, como base para el tratamiento anticanceroso en los seres humanos.

Puede conseguir el artículo en: