Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 1988
Arqueología

El osario del estrecho de Indian

Un conjunto de tumbas de 1000 años de antigüedad corrobora los indicios de que en las costas de Nueva Inglaterra hubo una población asentada siglos antes de la llegada de los europeos.

En septiembre de 1979 se requirió la presencia de los arqueólogos del Servicio del Parque Nacional estadounidense que supervisan los restos prehistóricos del litoral de cabo de Cod en una localidad del estrecho de Indian, una península de Wellfleet Harbor, en la parte exterior del cabo de Cod. Un trabajador que estaba abriendo un pozo para la fosa séptica de una granja exhumó huesos humanos. Los arqueólogos sospecharon que se trataba de un enterramiento prehistórico; para salvar el depósito restante, los propietarios permitieron que los autores y sus colegas del Servicio del Parque excavaran el material que quedaba. Los trabajos empezaron la semana siguiente y, tras dos días de cuidadosa labor de campo, se descubrió un enterramiento tan inesperado cuan interesante.

El corte tropezó con un conjunto de huesos que pertenecían por lo menos a 56 personas —hombres, mujeres y niños— enterradas juntas hace aproximadamente 1000 años. Constituye el ejemplo mejor documentado de osario en Nueva Inglaterra, y uno de los mejores documentados más allá del noroeste del estado de Nueva York, las zonas colindantes de Ontario y del área próxima al río Potomac y la bahía Chesapeake. Quizá sea también, hasta el momento, el testimonio más importante de lo que continúa siendo un problema abierto sobre la prehistoria de la Nueva Inglaterra costera: ¿cuál era el grado de asentamiento de los nativos en los siglos anteriores a la llegada de los europeos? En opinión de los autores, el osario, sumado a otros datos arqueológicos y al testimonio de los primeros europeos que exploraron la región, inclina el fiel de la balanza, apartándolo de los escenarios en los que la costa sólo conocía visitas esporádicas o campamentos estacionales en favor de un cuadro de habitación costera permanente.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.