Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 1988
óptica

Luz comprimida

La precisión de las mediciones está limitada por el ruido cuántico de las ondas luminosas. Para salvar el escollo se hace más silenciosa una parte de la onda a costa de incrementar el ruido, o fluctuaciones, de la otra.

Luz silenciosa. ¿Habrá alguna vez un haz realmente "silencioso", es decir, libre de las fluctuaciones aleatorias que conocemos como ruido? ¿Se hallan los físicos condenados a acometer sus observaciones y medidas con luz imperfecta y ruidosa? Después de todo, la teoría cuántica establece que toda luz debe ir acompañada de una cantidad mínima de fluctuación que limita la precisión fundamental de las observaciones realizadas con haces luminosos. Ello no obstante, parece quedar un resquicio para la esperanza. Varios grupos de investigadores, incluido el nuestro, han descubierto que algunas veces se puede "comprimir" el ruido de un haz luminoso: redistribuirlo de suerte tal que unas partes de la onda luminosa sean menos ruidosas que antes, aunque otras vean potenciadas sus fluctuaciones. La onda resultante puede utilizarse en mediciones de alta precisión.

Un haz de luz consiste en un campo electromagnético oscilante. Desde la, óptica de la física clásica, las oscilaciones del campo se ilustran a través de una onda suave, cuya forma puede describirse con absoluta certeza. Ahora bien, según el principio de incertidumbre de la mecánica cuántica, tal certeza es inalcanzable; lo máximo que podemos afirmar es que la forma de la onda encaja dentro de cierto "margen" de incertidumbre. Esta se manifiesta como ruido: pequeñas fluctuaciones aleatorias del campo electromagnético.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.