Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 1999
Historia de la física

La física japonesa en los decenios centrales del siglo

En los años más difíciles y cruentos de la historia de Japón surgieron dos grandes escuelas de físicos teóricos.
Entre 1935 y 1955 un grupo exiguo de científicos japoneses se dedicó al estudio de los problemas pendientes de la física teórica. Autodidactos en mecánica cuántica, desarrollaron la teoría cuántica del electromagnetismo y postularon la existencia de nuevas partículas. Durante la mayor parte de ese perío­do llevaron una vida dura, vieron derruirse sus casas y pasaron hambre, pero sus peores momentos personales coincidieron con los instantes mejores para la física. Tras la guerra, esos físicos consiguieron dos premios Nobel para un Japón devastado.
Su éxito resuena todavía más si tenemos en cuenta que la ciencia moderna había llegado a la sociedad japonesa hacía escasos decenios. En 1854 los barcos de guerra del comodoro Matthew Perry habían acabado con dos siglos de aislamiento y forzado la apertura económica del país. Japón reconoció que sin técnica no podía mantenerse la supremacía militar. Un grupo de samuráis reinstauró en 1868 al emperador, hasta entonces un comparsa de la clase dirigente de los shogun. El nuevo régimen envió estudiantes a Alemania, Francia, Inglaterra y los Estados Unidos para que aprendieran idiomas, ciencia, ingeniería y medicina, y fundó universidades de corte occidental en Tokyo, Kyoto y otros lugares.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.