Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2003
Psiquiatría

Estimulación cerebral

La activación de los circuitos cerebrales mediante impulsos de campo magnético puede suavizar las depresiones, avivar las facultades cognoscitivas e incluso combatir la fatiga.
En la estimulación magnética transcraneal (EMT), unas bobinas de hilo conductor montadas sobre el cráneo envían impulsos magnéticos intensos pero muy cortos a zonas específicas del cerebro. Se inducen así, sin dolores ni riesgos, débiles corrientes eléctricas en los circuitos neuronales.
La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados para la Defensa (DARPA) de EE.UU. financia varios estudios que analizan cómo podría ese procedimiento magnético mejorar el rendimiento de un personal militar agotado tras prolongadas operaciones de campaña. El interés por la EMT se comparte en otros ámbitos, ya que ofrece uno de los métodos técnicos (que no sean farmacéuticos) más prometedores para activar y desactivar, entiéndase al pie de la letra, partes específicas del cerebro humano.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.