Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Etica de la manipulación cerebral

¿Hasta qué punto se puede intervenir en el cerebro para reforzar sus funciones?
Los progresos de muchas áreas de la neurología prometen no sólo revelar los mecanismos generales del cerebro, sino también proporcionar información sobre nuestros pensamientos, intenciones y sentimientos, sin olvidar las aberraciones mentales que a tantos afligen. Gracias a las técnicas de formación de imágenes podemos ya observar qué partes del cerebro se hallan activas en cualquier momento dado y qué efectos producen unos u otros estímulos.
Concedamos que hasta el presente es muy limitado el conocimiento sobre la función cerebral. Pero esto cambiará. La estructura y la actividad del cerebro influyen en nuestra salud mental y en nuestra conducta: lo hacen de un modo más directo que los genes. Resulta, en consecuencia, muy probable que los avances en nuestra capacidad de "leer" el cerebro terminarán por explotarse en medida pareja, si no mayor, que los conocimientos de la genética en determinadas circunstancias; por citar algunas, la selección de aspirantes en una oferta de empleo, el diagnóstico y terapia de ciertas patologías o la determinación de quién tiene derecho a un subsidio por discapacidad. Se aplicarán también, por supuesto, para robustecer el cerebro.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.