Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2013
Presentación

Las matemáticas, una ciencia global

La importancia de un lenguaje universal para entender un mundo en constante cambio.

© RomanOkopny/iStockphoto

El año 2013 ha sido declarado Año de las Matemáticas del Planeta Tierra, o MPE2013, por sus siglas inglesas. Esa denominación tal vez sorprenda a primera vista —¿qué relación guardan las matemáticas con nuestro planeta?—; sin embargo, son varias las razones para esta iniciativa, la cual llega en un momento crítico en la historia del planeta y de la propia humanidad.

La Tierra es el escenario de multitud de procesos dinámicos de todo tipo, desde los geológicos hasta los atmosféricos, pasando por los biológicos y, por supuesto, los humanos, cuya influencia ha ido creciendo siglo a siglo y, desde hace poco, década a década. Las matemáticas constituyen una herramienta perfecta para entender y modelizar dichos fenómenos.

Si emprendemos un viaje mental desde el interior del planeta hasta la atmósfera, veremos con claridad cómo se desarrolla la obra en este escenario planetario. El núcleo del planeta es sólido (el núcleo interno) y fluido (el externo); su rotación genera un campo magnético que, al proteger la Tierra de radiaciones letales, ha permitido la aparición de vida sobre su superficie. Más arriba hallamos el manto, cuya continua actividad provoca la deriva de los continentes y desastres naturales, como los terremotos o las erupciones volcánicas. Sobre la superficie del globo reposan los océanos, fundamentales en el control del clima, y la atmósfera, la cual no destaca precisamente por su estabilidad.

La superficie terrestre, sólida y líquida, soporta además la vida, cuya dinámica se halla sujeta a procesos evolutivos que se prolongan durante cientos de millones de años y que, al mismo tiempo, inciden de manera notable sobre la propia superficie. Por último, los seres humanos (los últimos —recién— llegados al planeta) hemos incrementado de manera exponencial nuestra influencia sobre la atmósfera y la superficie terrestres, muy especialmente desde la Revolución Industrial.

Otros artículos del informe especial Las matemáticas del planeta Tierra

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.