Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

SCIENCE SOURCE

La seda ampulácea mayor constituye el tipo más resistente entre las que producen las arañas. En relación con su peso, resulta más fuerte que el Kevlar, que se utiliza en los chalecos antibalas. Sin embargo, los investigadores han hallado dificultades para integrar tal sustancia en materiales con uso práctico. La patente número 8.278.416 describe dos proteínas modificadas de telaraña y la manera de hacer que se autoensamblen. El material resultante carece de toxicidad; además, es biodegradable, fuerte y elástico, como la seda natural, afirma My Hedhammar, de la Universidad de Ciencias Agrícolas de Suecia y directora de I+D en Spiber Technologies, en Uppsala. Hedhammar y sus colaboradores sintetizaron las proteínas acortando la secuencia de genes identificada en las arañas e insertándola en la bacteria Escherichia coli. Consiguieron así que produjera grandes cantidades de las proteínas.

Las fibras obtenidas presentan una elevada resistencia y pueden ser hiladas, tejidas, retorcidas o incluso utilizadas para hacer en ganchillo un material similar a la seda. Las aplicaciones futuras podrían incluir vendas para heridas y andamiajes tisulares para la medicina regenerativa.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.