Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Octubre 2013Nº 445

Informe especial Las matemáticas del planeta Tierra

Evolución

Redes sociales y cooperación

Modelos matemáticos, simulaciones y experimentos para entender uno de los rasgos más enigmáticos de nuestra especie.

Menear

Cómo hemos llegado a construir una sociedad tan compleja como la del siglo XXI? Desde un punto de vista social, uno de los rasgos más característicos del ser humano es su gran capacidad para cooperar, mucho mayor que la observada en cualquier otra especie. Sin embargo, numerosos comportamientos cooperativos típicos de las sociedades humanas no pueden explicarse por el simple hecho de compartir genes. Cada vez que ayudamos a personas que se cruzan fugazmente en nuestra vida, que no guardan ninguna relación con nosotros y a las que no volveremos a ver, estamos obrando sin obtener ningún beneficio a cambio. ¿De dónde surge este comportamiento?

Una de las propuestas que más interés ha suscitado sostiene que la cooperación surgiría de modo natural en grupos integrados por individuos que interaccionan entre sí. Si los miembros de una comunidad tienden a ayudarse, ello les conferiría ciertas ventajas frente a otros grupos menos cooperativos. Desde un punto de vista matemático, esta propuesta se ha analizado mediante la teoría de juegos en redes. En cuanto a la dinámica de cooperación, la mayoría de los trabajos se han centrado en un problema paradigmático: el dilema del prisionero.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados