Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2002
Medicina

Restricción calórica mimetizada

Desde hace años la ciencia farmacéutica se afana en la búsqueda de una sustancia capaz de prolongar la esperanza de vida y retrasar los achaques de la ancianidad. La investigación en la mímesis de la restricción calórica avanza en el camino correcto.

stuart bradford

En síntesis

Aunque no existe ningún tratamiento eficaz contra el envejecimiento, se ha observado que en animales el consumo de una dieta baja en calorías aumenta la longevidad y prolonga el estado de buena salud.

Sobre la base de esta observación, se está buscando una sustancia que imite los efectos fisiológicos de la restricción calórica que, sin necesidad de pasar hambre, pudiera resultar de utilidad en humanos.

Por el momento no se ha descubierto el compuesto ideal, aunque se ha observado que cierta sustancia, la 2-D-desoxiglucosa, reproduce en animales algunos de los efectos de la dieta restringida.

Con rigor científico, no existe en el mercado ningún tratamiento eficaz contra el envejecimiento. Carecemos todavía de un remedio capaz de frenar el proceso de degradación molecular y celular que nos hace, con los años, más vulnerables a las enfermedades. Establecido esto, hemos de añadir que el consumo de una dieta baja en calorías, aunque equilibrada desde el punto de vista nutritivo, aumenta la longevidad y prolonga el estado de buena salud en muy diversas especies animales. Quizá también la restricción calórica podría frenar el envejecimiento en el hombre.

Mas para obtener el máximo beneficio las personas habrían de recortar su ingesta calórica un 30 %, bajar de 2500 calorías al día a unas 1750. Pocos mortales podrían ajustarse a un régimen tan exigente, sobre todo durante años. Pero, ¿qué sucedería si alguien idease una píldora que imitara los efectos fisiológicos de comer menos sin tener que pasar hambre? ¿Conseguiría esa mímesis de restricción calórica mantener a la gente en un estado saludable durante más tiempo, retrasando asimismo la aparición de diabetes, aterosclerosis, infartos, cáncer y otras afecciones relacionadas con la vejez?

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.