Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Los rankings de universidades

¿Es mejor tenerlos o no?

arma95/wikimedia commons

Hasta 1968 había en España doce universidades dirigidas desde el ministerio responsable de la educación. Con el nacimiento de las universidades autónomas de Madrid, Barcelona y el País Vasco, ese año, se intentó modificar el sistema. Sin embargo, fue un experimento prematuro, de poca autonomía y vida corta. El número creciente de estudiantes y la transición política fueron causas de la proliferación de universidades públicas y la Ley de Reforma Universitaria de 1983 abrió las puertas a nuevas universidades privadas.

Al principio de ese período las universidades dejaban bastante que desear: la enseñanza era desigual, la investigación excepcional y la relación con el entorno económico casi inexistente. Muy a finales de los años setenta la situación empezó a mejorar tímidamente. Pero el progreso real se inició unos años más tarde, cuando se empezó a fomentar la investigación y se estableció un marco legal más o menos claro, caracterizado aún por la uniformidad.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.