Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Motores electroquímicos

Las pilas de combustible pueden propulsar coches y autobuses más limpios, pero hay importantes obstáculos técnicos y económicos que retrasarán su adopción universal.
Cuantos más coches, autobuses y camiones circulan por las carreteras, más se siente la necesidad de buscar alternativas a los clásicos motores de combustión. Las mayores reservas petrolíferas del mundo yacen en el Medio Oriente, de dudosa estabilidad política, y en todo caso no pueden durar indefinidamente. Es bien conocida la amenaza para la salud que entrañan los óxidos de nitrógeno y otras sustancias que desprenden los tubos de escape, a la par que crece la preocupación por las emisiones de dióxido de carbono, causantes del efecto invernadero. Pese a las mejoras en limpieza y rendimiento que presentan los nuevos automóviles, predomina el deterioro ambiental que acompaña al rápido incremento del número de vehículos, sobre todo en los mercados asiáticos. En 1996 circulaban unos 634 millones de vehículos por todo el mundo, casi un 30 por ciento más que diez años atrás, y según datos de la Agencia Internacional de la Energía, emitían en total unos 3700 millones de toneladas de dióxido de carbono.
Los fabricantes de automóviles investigan diversas maneras para reducir drásticamente las emisiones nocivas. Muchos ven como solución prometedora el uso de pilas de combustible electroquímicas para alimentar motores de tracción eléctrica. Al contrario que las populares baterías de acumuladores, que almacenan una cantidad fija de energía entre sus electrodos, las pilas de combustible siguen funcionando mientras se las alimente con combustible y oxidante, o por lo menos hasta que sus componentes se degraden.

Otros artículos del informe especial El futuro de las pilas de combustible

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.