Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 1987Nº 131

Física

Observatorios de ondas gravitatorias

La teoría de la relatividad general de Einstein sugiere que la Tierra está bañada por ondas gravitatorias procedentes de estrellas distantes. Los observatorios proyectados para la próxima década podrían detectar las señales extragalácticas.

Menear

La teoría de la relatividad general de Einstein sugiere que la Tierra recibe un baño continuo de energía que se origina en las interacciones gravitatorias de estrellas distantes. De acuerdo con dicha teoría, la energía liberada por una perturbación cósmica, tal como la explosión de una estrella, viaja alejándose de ella a la velocidad de la luz en forma de ondas gravitatorias. En su avance, las ondas distorsionan la morfología de cualquier región del espacio que atraviesen. La medición de los movimientos de masas de prueba, cuidadosamente aisladas, debería permitirnos la detección de las ondas.

Desgraciadamente, las perturbaciones del espacio, demasiado débiles, no pueden registrarse con los instrumentos al uso y los detectores de ondas gravitatorias construidos y perfeccionados a lo largo del último cuarto de siglo no han notado hasta ahora el paso de las ondas. La dificultad que presenta la detección de ondas gravitatorias puede parecer sorprendente a quienes vivimos habituados a la gravedad estática observando la caída de los objetos, el movimiento orbital de los planetas u otras experiencias diarias. Sin embargo, ninguno de esos fenómenos guarda relación con masas cuya magnitud y velocidad generen ondas apreciables. Las primeras señales que se detecten vendrán, probablemente, de objetos astrofísicos lejanos, de mayor masa que el Sol y que se muevan a velocidades próximas a la de la luz.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados