Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1987
Música

El ordenador, instrumento musical

El ordenador crea toda clase de sonidos, algunos jamás oídos, generando una sucesión de números. En razón de su versatilidad, la síntesis digital de sonidos ha encontrado un lugar en la música.

El año pasado, el compositor y director de orquesta francés Pierre Boulez dejó estupefactos a los habituales de los conciertos al dar una gira por los Estados Unidos con un conjunto orquestal en el que intervenían un ordenador y diversos dispositivos electrónicos de modificación de sonidos. Las obras para ordenador y orquesta compuestas por Boulez promueven la integración, en la agrupación musical, de equipos electrónicos; éstos desempeñan un papel activo que deja muy atrás las funciones que habitualmente han venido desarrollando: el registro y la reproducción de música sinfónica. A pesar de que los ordenadores no forman parte todavía de la totalidad de las orquestas sinfónicas, los sintetizadores digitales de sonido sí están sirviendo ya de opción alternativa a los instrumentos tradicionales en la producción de bandas sonoras para cine y televisión y convirtiéndose rápidamente en los instrumentos favoritos de la música popular.

Tras todos estos esfuerzos y tentativas de incorporación en la música de los métodos de síntesis digital de sonidos complejos se encuentran algunos trabajos precursores que trataron del procesamiento de sonidos mediante ordenador, iniciados hace más de treinta años en los laboratorios Bell Telephone y en los que los autores del artículo tuvimos el privilegio de participar. Lo que en principio nos llevó a considerar el ordenador como instrumento de análisis y producción de sonidos fue un estudio de los factores que contribuían a mejorar la calidad de la transmisión del habla a través de la red telefónica. Pronto nos resultó evidente que la calidad del sonido no solamente tenía importancia en lo que al habla concernía, sino también en la música, y comenzamos a estudiar con ahínco la producción de sonidos musicales.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.