Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2008
Agrología

Agricultura sin labranza

La práctica ancestral de remover la tierra antes de sembrar una nueva cosecha constituye una de las principales causas de la degradación de las tierras de cultivo. La agricultura sostenible apuesta por el abandono del arado.

ANDY ANDERSON

John Aeschliman vuelca una palada de mantillo de tierra de su finca de 1600hectáreas situada en la región de Palouse, al este del estado de Washington. Es una tierra negra; se desmenuza fácilmente, revelando una textura porosa y una abundancia de materia orgánica que facilita el crecimiento de raíces. Se ven también enjambres de lombrices, otra señal de buena salud.

Hace tan sólo treinta y cuatro años, en una palada de esa tierra se habrían visto, como mucho, sólo algunas lombrices. En aquel tiempo, Aeschliman araba el campo antes de cada siembra; con ello enterraba los residuos de la cosecha anterior y aprestaba el suelo para la siguiente. En la accidentada región de Palouse, hacía decenios que la tierra se cultivaba de ese modo. Pero el uso del arado le estaba cobrando un peaje: su suelo, famoso por lo fértil, se estaba erosionando a un ritmo alarmante. En 1974, convencido de la existencia de una mejor forma de trabajar la tierra, Aeschliman decidió experimentar con un nuevo método: el cultivo sin labranza.

Artículos relacionados

Este artículo incluye

La buena tierra

    • David R. Montgomery

La lentitud con que el suelo se recupera hace de su conservación una tarea vital.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.