Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 1992
Ingeniería óptica

Microláseres

Millones de láseres con dimensiones de millonésimas de metro pueden actualmente grabarse en una sola pastilla, ofreciendo así una multitud de nuevas aplicaciones en el campo de las comunicaciones ópticas y del procesamiento de la información.

Desde hace tiempo, los investigadores sueñan en construir un ordenador óptico, que consistiría en reemplazar los conmutadores y circuitos electrónicos por una red óptica a través de la cual unos impulsos luminosos individuales transporten y procesen la información. Esta idea no sólo presenta un atractivo estético, sino que además promete conseguir una máquina aún más rápida y versátil que los ordenadores más potentes hoy en uso.

Sin embargo, la realización de este sueño se ha visto frustrada por la carencia de procesadores de señales ópticas suficientemente diminutos. A semejanza de su equivalente electrónico, el transistor, el elemento básico de cualquier sistema óptico de procesamiento o comunicaciones debe trabajar a elevada velocidad y con bajo consumo de energía, y para conseguirlo su tamaño ha de ser muy pequeño. En la industria de la microelectrónica, es ya corriente la fabricación de cantidades que se aproximan a las decenas de millones de transistores con dimensiones inferiores a un micrometro, sobre una sola pastilla ("chip") de semiconductor. Frente a esta asombrosa hazaña, la miniaturización de los dispositivos ópticos se ha quedado bastante atrás.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.