Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Los cerebros bilingües recuerdan

Los niños adoptados conservan rudimentos del lenguaje natal aunque no lleguen a dominarlo.

THOMAS FUCHS

Nuevos indicios apuntan a que los elementos básicos de una lengua pueden conservarse en la memoria hasta la edad adulta, aunque no la hablemos ni la entendamos. Haberla oído durante las primeras semanas de vida también facilita aparentemente el proceso de aprendizaje en momentos ulteriores.

En el nuevo estudio, publicado recientemente en Royal Society Open Science, se instruyó a adultos holandeses para que escucharan contrastes fonéticos en coreano. Algunos declararon no haber oído una palabra pronunciada en ese idioma; otros habían nacido en Corea, pero habían sido adoptados por familias holandesas antes de cumplir los seis meses. Todos declararon no saber coreano, pero los adoptados en ese país distinguían mejor los contrastes y eran más precisos a la hora de pronunciar los sonidos propios de este.

«El aprendizaje de la lengua puede permanecer enterrado en el subconsciente, aunque la memoria consciente del lenguaje no exista», afirma Jiyoun Choi, investigador posdoctoral de la Universidad Hanyang y autor principal del estudio. Y parece que un breve período de exposición a tan tierna edad facilita el aprendizaje después; cuando Choi y sus colaboradores compararon los resultados de las personas adoptadas antes del medio año con los de otros adoptados después de los 17 meses, no hubo diferencias en sus aptitudes de comprensión y expresión verbal.

«Es fascinante que tales efectos se observen en adultos que únicamente escucharon el coreano hasta el sexto mes de vida, antes de los primeros balbuceos», afirma Janet Werker, profesora de psicología de la Universidad de la Columbia Británica, que no ha participado en la investigación. Sorprende que lo que hemos aprendido antes de poder hablar permanezca con nosotros durante décadas.

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.