Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2017Nº 488

Biodiversidad

Planarias exóticas en España

De curiosos gusanos introducidos en los jardines a invasoras de ecosistemas y cultivos.

Menear

Las planarias terrestres de ambientes secos como la región mediterránea constituyen un buen indicador de los cambios en la biodiversidad. Son organismos muy sensibles a la desecación y, a la vez, su capacidad de dispersión es muy lenta, de modo que su distribución está muy influenciada por la existencia de un entorno adecuado (bosque con suelos húmedos) y por la historia climática y geológica de la zona. En nuestro grupo de investigación, centrado en estudiar cómo se origina y se mantiene la biodiversidad de una región, utilizamos como organismo modelo las planarias. Las especies terrestres autóctonas, la mayoría pertenecientes al género Microplana, suelen ser de tamaño reducido (entre unos pocos milímetros y tres centímetros), tienen el cuerpo cilíndrico y sus colores son apagados.

A raíz de esta línea de investigación, nos interesamos también por aquellas planarias que viven fuera de su área habitual de distribución, presuntamente introducidas en nuestra región como consecuencia de las actividades humanas. Este factor nos preocupa, ya que puede tener consecuencias en la composición de nuestra fauna y flora y también en la agricultura.

En España, la primera planaria terrestre exótica se detectó en un jardín de la provincia de Barcelona en el año 1983. Se trataba de Bipalium kewense, originaria de Vietnam y Camboya. Sin embargo, no fue hasta la primera década del siglo XXI cuando comenzó a detectarse un preocupante incremento de la presencia de especies introducidas en jardines de diversas localidades de nuestro país. El hecho de que la mayoría de los hallazgos se realizasen en jardines públicos o privados nos llevó a intentar localizar su origen en centros de jardinería y viveros de plantas. Nuestra visita a numerosas de estas instalaciones nos dio la razón: muchas de ellas se hallaban infestadas de planarias terrestres no autóctonas. Las encontramos fácilmente debajo de las macetas de los invernaderos o incluso en la tierra de aquellas plantas que estaban preparadas para su venta al público, lo que explica su abundancia en jardines privados y públicos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados