Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La construcción de un hiperordenador

La resolución de los principales problemas de la humanidad requiere supercomputadoras bastante más veloces que las actuales.
Las supercomputadoras más veloces de que hoy se dispone son demasiado lentas para la ciencia del mañana. A pesar del continuo avance realizado en el campo de las comunicaciones y del procesamiento de información, muchos de los desafíos computacionales que resultan decisivos para el futuro de la salud, el bienestar, la seguridad y la prosperidad de la humanidad no son abordables ni con los más rápidos ordenadores actuales. La realización de avances importantes en campos imprescindibles, como la climatología, la medicina, la biología, la fusión controlada, la defensa, la nanotécnica, la ingeniería avanzada y el comercio, dependen del desarrollo de máquinas mil veces más rápidas que las supercomputadoras más grandes de hoy en día.
La posibilidad de encontrar soluciones a problemas de tal complejidad viene condicionada por la capacidad que se tenga para reproducir y modelizar su comportamiento con la mayor fiabilidad y certeza posibles, lo que en muchos casos ha de hacerse además durante largos períodos de estudio. Tales prestaciones superan con mucho la capacidad de las supercomputadoras actuales, que pueden llegar a realizar varios billones de operaciones de coma flotante por segundo (teraflop). El mayor de los sistemas existentes en la actualidad tardaría cien años en calcular el plegado de proteínas (una aplicación muy deseada). Para realizar tareas de este tipo se necesitan sistemas de hipercomputación que alcancen velocidades de petaflop, es decir, más de mil billones de operaciones (cálculos aritméticos) de coma flotante por segundo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.