Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2012
Exploración espacial

El vertedero de la era espacial

No se avista una solución a corto plazo para el problema de los residuos orbitales.

Estación Espacial Internacional (amarillo); límite superior de las órbitas terrestres bajas (2000 kilómetros, fondo gris); residuos (puntos negros); satélites operativos (puntos magenta) [J.-C. LIOU, OFICINA DEL PROGRAMA DE DESECHOS ORBITALES DE LA NASA]

Puede que el espacio sea inconmensurable, pero las inmediaciones de nuestro pequeño planeta se encuentran repletas de basura. Cohetes usados, naves espaciales inservibles, fragmentos de satélites y todo tipo de materiales han engendrado una nube de residuos que amenaza a satélites y astronautas. En la actualidad hay catalogados más de 16.000 objetos con un tamaño superior a los 10 centímetros, la mayoría de ellos en órbitas terrestres bajas, entre 200 y 2000 kilómetros de altitud.

Aunque a partir de hoy cesara toda actividad espacial, la chatarra que ya se encuentra en órbita continuaría colisionando y fragmentándose durante siglos. Al ritmo actual de lanzamientos el problema no hará sino empeorar. La prueba de un arma antisatélites que China ejecutó en 2007 y una colisión entre satélites de EE.UU. y Rusia en 2009 han disparado el número de objetos acumulados durante el último lustro. Los Gobiernos convienen en la necesidad de implementar medidas de limpieza, pero los expertos aún han de hallar una solución viable.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.