CORTESÍA DE GREG ROUSE, INSTITUCIÓN OCEANOGRÁFICA SCRIPPS

En fecha reciente, los expertos han descubierto el método por el que ciertos gusanos marinos carentes de boca perforan los esqueletos de ballena. Osedax, que aparece en la fotografía junto a la costilla de una ballena en el lecho marino del californiano cañón de Monterrey, secreta ácido a través de sus extensiones radiculares, según los resultados presentados en el congreso anual de la Sociedad de Biología Experimental al comienzo de este verano. «Conocer la manera en que Osedax utiliza ácido para disolver la matriz ósea constituye el primer paso para entender cómo se alimenta», señala Greg Rouse, del Instituto Oceanográfico Scripps y miembro del equipo que efectuó el descubrimiento. Estos moradores de esqueletos de ballena fueron descubiertos hace unos diez años.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.