Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

CORTESÍA DE JEFF FITLOW, UNIVERSIDAD RICE

Quizás algún día vayamos a la ferretería a comprar pintura catódica. El pasado mes de junio, un grupo de investigadores de la Universidad Rice y de la Universidad Católica de Lovaina anunciaron un nuevo diseño de batería que puede extenderse como si se tratase de pintura. Este adelanto técnico, descrito en la revista electrónica Scientific Reports, podría cambiar la forma en la que se fabrican las baterías y eliminar las restricciones relativas a las superficies utilizadas para almacenar energía.
El invento consta de cinco capas: un colector de corriente positiva, un cátodo para atraer a los iones con carga positiva, un separador de iones, un ánodo para atraer a los iones negativos y un colector de corriente negativa. Para cada capa, el reto consistía en idear una forma de mezclar el material conductor con varios polímeros, de tal modo que el resultado fuese una pintura que pudiera extenderse, capa a capa, sobre superficies diversas.
Los investigadores aplicaron la pintura a baldosas cerámicas, vidrio, una película transparente y flexible, acero inoxidable y al lateral de una jarra de cerveza. Después, conectaron pequeños circuitos a las baterías. En uno de los experimentos, conectaron una placa solar a una de las baterías y activaron con ello un indicador LED. El producto aún no está listo para su comercialización, pues la capa de separación de los electrolitos es inestable en presencia de oxígeno: explota al entrar en contacto con el aire, por lo que los investigadores aún deberán mejorar el diseño.
Neelam Singh, miembro del equipo de la Universidad Rice, señala que ahora intentarán disminuir la reactividad de los materiales y hacerlos más respetuosos con el entorno. Añade que otros grupos están intentando crear una pintura similar, pero para obtener placas solares. En tal caso, tendríamos «placas solares en forma de pintura sobre baterías en forma de pintura», explica Singh. Con ello, las paredes de las casas podrían convertirse en dispositivos de captura y almacenamiento de energía solar.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.