Las cerámicas antiguas de la región mexicana de Occidente

Los insectos necrófagos y las máculas minerales ayudan a un antropólogo forense y a un químico a determinar la autenticidad de figurillas elaboradas hace 2000 años.
En los catálogos de subastas de Sotheby o de Christie hay siempre listas de figurillas cerámicas de hace 2000 años, procedentes de la región mexicana de Occidente. Muchas de ellas, bellamente realizadas, representan figuras humanas que tocan instrumentos musicales, juegan o practican, parece, ceremonias rituales. Una de estas atractivas figurillas que se encuentre en buen estado de conservación se cotizará a 8000 o más dólares, cantidad suficiente para que un menesteroso saquee, en su desesperación, una tumba o para que se pergeñen falsas antigüedades. Esta delincuencia ha llegado a constituir un grave problema; dificulta los trabajos de los arqueólogos que tratan de conocer las culturas prehispánicas de aquella zona.
El saqueo desenfrenado disminuye la valía de las piezas originales aun cuando éstas caigan al final en manos de un arqueólogo. En cambio, la excavación sistemática le permite al especialista ver las piezas en contexto con otros restos; se garantiza así casi del todo su autenticidad. Sacados de su contexto arqueológico, unos artefactos que representan a antiguas culturas quedan reducidos a poco más que objetos artísticos. Pero tal advertencia no parece importarles gran cosa a quienes se desenvuelven en el mundo del arte. Coleccionistas y marchantes hay que aseguran que con la compraventa de antigüedades están "conservando" las piezas para las generaciones futuras.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.